Inicial «I» romántica

Inicial «I» romántica

Inicial «I» romántica

5/5

45.00

Iranzu, Iván, Irene o Iñigo son solo un ejemplo de una de las iniciales más estilizadas de nuestro abecedario

Con una flor central en tonos blanco y rosa y rodeada de tonos fresa, latte y peonía con hojas tropicales en verde helecho y musgo

Tonos primaverales para enamoradas de la vida!

SKU: SKU IN004 Categorías: ,

1 disponibles

Descripción

Iniciales en madera de abeto teñidas a mano con nogalina para lograr un efecto rústico y vintage y acabado con cera natural para proteger y realzar su color

El fieltro americano utilizado para la elaboración artesanal de las flores contiene un 35% de lana y un 65% de viscosa, lo que la hace perfecta y moldeable. En ellas se conjugan técnicas de enfieltrado con molde y aguja y se añaden elementos de la naturaleza como estambres y madera que acentúan su belleza

Su infinita gama de colores reproduce a la perfección el mundo floral, aportándole naturalidad y calidez

Tienen unas medidas aproximadas de 30 cm de alto y 3,2 cm de grosor, lo que hace que puedas colocarlas sobre un mueble o colgarlas de la pared. Ideales para cualquier habitación o rincón de la casa, decoración de escaparates, hoteles o casas rurales y para cualquier edad

Si quieres personalizar tu inicial, contacta con nosotras y lo haremos realidad

¡Dale a tu lugar favorito un toque de frescura!

Información adicional

Color

Amarillo, Azul

Letra

A, B, C, D

El origen de los nombres

A pesar de que la tradición bíblica nombra a Adán como primer nombre propio existente en nuestra historia, la ciencia se remonta a 33 siglos antes del nacimiento de Cristo para hallar el primer nombre en una tablilla de barro descubierta en la antigua Mesopotamia.

Su nombre era «Kushim», un hombre común que trabajó como contador y cuyo nombre apareció en un recibo comercial de cebada

Así es como comenzó la verdadera historia del mundo, de manos de agricultores, pastores y artesanos que crearon la escritura como tecnología para el pueblo llano

Desde aquel entonces, muchos siglos de cambios nos preceden, pero lo que sin lugar a dudas sigue vigente según la antroponimia o ciencia del origen de los nombres, es el simbolismo de nuestro nombre y la individualidad de nuestra persona como ser

El nombre, preludio de una vida y huella tras nuestra marcha…

Productos relacionados

Calidad y mimo en cada detalle